Inicio / Blog / BlackMarket

BlackMarket

Publicado el 06/06/2013, por Juan C. Montes (INCIBE)
blackmarket

De todos es conocido el concepto “Mercado Negro”, ese sitio donde dicen que puedes comprar armas, drogas, artículos robados y un sinfín de productos ilegales. Este término llevado a la red tiene connotaciones semejantes, pero con un valor añadido, el anonimato.

Este hecho es explotado por mafias para la realización de sus negocios, hablamos de ventas de armas o drogas. Pero la red nos esconde otro tipo de mercado que solamente se puede dar en este entorno, la venta de tarjetas de crédito y credenciales bancarias robadas.

 

 

 

 

Las páginas donde se pueden comprar tarjetas de crédito o credenciales de sitios web están al orden del día, proliferando cada vez más por el aumento de la demanda de cuentas de entidades financieras online tipo Paypal. Y como pasa en todos los mercados, estos se van ajustando a la demanda de sus usuarios.

Podemos encontrarnos con tiendas online donde se venden exploits, llegando a cobrar más de 400.000 dólares por vulnerabilidades que no están publicadas, o completos negocios donde se venden objetos y dinero dentro de juegos online, en los cuales los crackers han encontrado un silo donde sacar dinero por su trabajo debido al gran auge de este tipo de aplicaciones.

Pero todo esto se encuentra en la “primera capa de la red” a la cual es posible acceder sin mucho esfuerzo. A medida que bajamos de nivel, y buscamos en mercados ilegales más opacos nos introducimos en una red menos visible y menos accesible para la mayoría de usuarios, la red anónima de TOR.

En este punto, el intento por ocultar la información para no ser descubiertos pasa a un segundo plano, al ser la propia red TOR la que provee esa capa de anonimato.

Donde antes nos encontrábamos con portales de compra de credenciales o de tarjetas de crédito que únicamente mostraban una pantalla de acceso que nos solicitaba nuestros datos sin posibilidad de registro, ahora tenemos sitios que se publicitan y alardean de sus contenidos ilegales sin temeridad a ser cerrados.

En este nivel, ofertas de servicios ofrecidos por hackers, donde se muestran sus tarifas directamente en la página principal, foros de venta que permiten el registro de nuevos usuarios y donde se puede comprar todo tipo de objetos y servicios, como por ejemplo botnets, armas o drogas, están al alcance de todos los visitantes que acceden a través de TOR, pero con la diferencia de que los pagos se realizan mediante monedas virtuales, como por ejemplo Bitcoin.

Pero además en la red TOR, no dejan de ser sitios donde prima el anonimato, y eso hace florecer los más oscuros pensamientos de algunas personas. Como resultado de esto, también te puedes encontrar con lugares donde se exponen experimentos con humanos, amputaciones, sectas, venta de hechicería, venta de mujeres y niños o hasta el canibalismo. Aunque lo peor de todo esto, si es que se puede realizar un baremo, es conocer la demanda que hay detrás de este tipo de atrocidades, y lo abiertamente que se solicita.

Después de las investigaciones realizadas, creo que es importante dejar claro que los grupos que operan en la red robando credenciales y gestionando su mercado primando el anonimato, son criminales profesionalizados que están muy bien organizados. Una muestra de todo esto es la cantidad de credenciales que mueven diariamente en tiendas online.

Además de todo esto, a día de hoy, las mafias siguen operando en la red abierta sintiéndose relativamente cómodas y no viéndose en la necesidad de moverse a una red como TOR, quedando ésta únicamente como pozo profundo donde tirar las acciones que están fuera de lugar, no solo en la red que usamos, sino en la sociedad donde vivimos.